Templo de La Tercera Orden

Pequeño templo que data de 1755, es de las construcciones más antiguas de la ciudad. Su fachada es de estilo barroco.

Constituido por tres naves, se aprecia en el altar principal la imagen de la Virgen de la Purísima que fue venerada por Félix Ma. Calleja, al colocar su bastón de mando como un acto de piedad.